Qué es el blanqueamiento dental

Blanqueamiento

El blanqueamiento dental es un tratamiento utilizado para eliminar las manchas presentes en el esmalte de los dientes, por un lado, y para  reducir uno o varios tonos su color. El resultado es un color más claro y homogéneo y un tono más brillante, con notables efectos estéticos. Se trata de un tratamiento odontológico de carácter estético sencillo e inocuo para la boca del paciente que puede realizarse en la consulta odontológica o en el domicilio, siempre bajo la prescripción y supervisión del dentista.

El principio de todo blanqueamiento dental es químico. Fundamentalmente, se aplica un gel de peróxido de hidrógeno sobre el esmalte dentario, que va penetrando hasta alcanzar la dentina. Una vez allí, las moléculas del gel se van liberando poco a poco y los dientes van adquiriendo la tonalidad blanca. Normalmente, sus efectos duran entre seis meses y dos años, periodo tras el cual puede aplicarse nuevamente el tratamiento. Como excepción, cabe destacar que a veces eliminar las manchas es muy difícil, siendo necesaria la colocación de carillas dentales o bien realizar una técnica de microabrasión previa al blanqueamiento.

Antes de realizar el blanqueamiento, se recomienda realizar una limpieza dental con cepillado profesional y ultrasonidos para eliminar cualquier patología gingival y mejorar el resultado del tratamiento. En el caso de existencia de empastes blancos en molares o incisivos, primero se realiza el tratamiento teniendo éstos en cuenta. Es después cuando se valora la diferencia del nuevo tono de los dientes comparado con el de los empastes, ya que éstos no son sensibles al peróxido de hidrógeno y no mejorarán en cuanto a color se refiere. Si la diferencia de tono es mucha, se puede plantear una sustitución posterior de las obturaciones ajustando su tonalidad a la de los dientes, tras el efecto del blanqueamiento.

Cómo se hace un blanqueamiento dental

La aplicación del gel de perióxido de hidrógeno se lleva a cabo con diferentes técnicas.

El tratamiento se puede aplicar en clínica. Aplicamos un gel de peróxido (a una concentración determinada) que por sus características propias se activa mediante la luz. Normalmente se utiliza láser, LED o luz ultravioleta. Es así como las moléculas del gel penetran rápidamente hasta alcanzar la dentina de la pieza dental, que es donde deben hacer su trabajo de blanqueamiento para que los efectos sean óptimos y duraderos.

También se puede aplicar el tratamiento en casa mediante unas férulas personalizadas donde introducimos gel de peróxido (a concentraciones muy controladas) y éstas no se activarían por luz, si no dejándolo un tiempo en boca.

La elección de uno u otro método lo realizará el dentista según las necesidades propias de cada paciente. Incluso a veces, en tratamientos con mucha exigencia estética, se pueden realizar las dos técnicas combinadas. Normalmente, el uso de blanqueamiento en casa se usa para complementar y aumentar los efectos del tratamiento o alargarlos.

Con el tratamiento en clínica, en tan solo una sesión de máximo una hora de duración, el odontólogo logra una reducción de entre dos y cinco tonos de blanqueado, según el estado de la dentadura, así como de la genética de la persona.

Aunque el tratamiento de blanqueamiento es altamente efectivo, no siempre se alcanzan resultados máximos, ya que éstos dependen de muchos factores que el dentista siempre le explica al paciente previamente a someterse al mismo.

Cuánto dura un blanqueamiento dental

Cabe destacar que la duración del blanqueamiento dental depende de la efectividad natural del mismo (no es igual un tratamiento llevado a cabo por un profesional que uno realizado por el paciente en su domicilio con férulas de la farmacia). Por otro lado, el estilo de vida y los hábitos del paciente son factores que también influyen. No hablamos solo de higiene bucal diaria (cepillado agresivo, correctas maniobras de cepillado, uso de seda y de colutorio dental), sino del consumo de bebidas y alimentos que preferiblemente hay que evitar, como el café, té y tabaco. Estos suman o restan significativamente la duración del tratamiento, por lo que si se desea que este sea más duradero, el paciente deberá ser consciente de aplicar ciertos cambios en sus hábitos de vida diarios.

Así, según cada persona, el blanqueamiento dental puede durar en perfecto estado entre seis meses y dos años. Como opción, el paciente puede realizarse sesiones blanqueadoras de refuerzo con su odontólogo para prolongar sus efectos, demorando así un nuevo tratamiento de blanqueamiento dental hasta que el color de los dientes empeore y requiera de una nueva y completa aplicación de peróxido de hidrógeno junto con fotoactivación.

Blanqueamiento dental antes y después

Antes de realizarse un blanqueamiento dental, es necesario realizar una consulta al odontólogo por diversas razones. Será este quien, en última instancia, lo recomiende o no y determine el momento idóneo para ello. Son casos excepcionales los que contraindican el blanqueamiento dental, pero la gestación o el periodo de lactancia son dos de ellos. Además, una limpieza dental profesional aumentará los efectos, ya que una vez eliminados el sarro y otros residuos, la sonrisa lucirá mucho mejor después y las encías estarán sanas. El paciente también puede realizarse cepillados con pasta dentífrica con flúor previamente a someterse al tratamiento.

En ocasiones, el tratamiento de blanqueamiento se lleva a cabo en personas con manchas notables y altas tonalidades amarillentas, quienes sufren de un gran complejo, especialmente cuando sonríen. Otras veces, no son casos tan extremos, pero el paciente se siente con la certeza de que su sonrisa mejorará cualitativamente una vez se aplique el tratamiento. Es evidente que después del blanqueamiento dental, la sonrisa luce mucho más sana, natural y bonita.

Blanqueamiento dental con férulas de farmacia

Actualmente se han puesto de moda unas férulas que se compran en las farmacias. El blanqueamiento dental con férulas puede ser llevado a cabo por el paciente en su casa. Aunque su aplicación es sencilla, es recomendable que el odontólogo haya revisado su estado bucal anteriormente. La falta de una limpieza dental previa para eliminar el sarro, la eliminación de caries o la ausencia de realización de un tratamiento con raspados necesario para las enfermedades periodontales merman notablemente el éxito del tratamiento blanqueador. El problema de estas férulas prefabricadas es que no existe ningún tipo de control por parte del odontólogo, lo que podría provocar patologías en los dientes o encías.

Como ya hemos comentado antes, también podemos realizar blanqueamiento profesional en casa. Normalmente, el kit de blanqueamiento dental con férulas personalizadas para realizarse en casa contiene, además de las férulas, obviamente, una jeringa con agente blanqueador (peróxido de hidrógeno). Su aplicación es sencilla: el paciente aplica el contenido de la jeringa sobre las férulas y se las coloca al acostarse, para que sus efectos tengan lugar mientras duerme.

El tiempo de duración oscila entre dos semanas y mes y medio, según el tiempo de aplicación diario, la concentración de peróxido y el estado inicial de la boca de cada paciente.

Blanqueamiento dental con láser

Hasta la aparición del blanqueamiento dental con LED, el blanqueamiento dental con láser era la técnica favorita de los dentistas. Si bien, ambas técnicas requieren del mismo protocolo previo a su aplicación, además de la misma duración en su aplicación durante la sesión, los efectos posteriores no son los mismos. Por un lado, el láser es más potente que la luz fría del LED, por lo que genera mayor sensibilidad (que no dolor) en los dientes tras aplicar el tratamiento. Y, por otro, aunque sus efectos blanqueadores son también rápidos, son mucho más inestables y su durabilidad es mucho menor que el blanqueamiento dental con LED.

Blanqueamiento dental con led

La luz LED, también denominada luz fría, es un fotoactivador químico del blanqueamiento dental realizado con una lámpara profesional. La radiación fría que la pistola LED emite, activa las moléculas del gel blanqueador aplicado sobre el paciente, ocasionando que estas accedan al interior de cada diente hasta llegar a la dentina, que es donde terminarán de liberarse para generar el efecto blanqueador inducido.

Normalmente, son necesarias como mínimo tres sesiones de luz fría o LED para un blanqueamiento dental óptimo, pero estas pueden realizarse en una misma sesión en la consulta del dentista para lograr efectos más rápidos y eficaces que los realizados en casa, sin ocasionar ningún efecto secundario por ello. No obstante, el paciente puede combinar en su domicilio el tratamiento con férulas nocturnas en las que aplica el gel blanqueador, pudiendo lograr un descenso de hasta cinco tonos en el color de sus dientes.

El blanqueamiento dental con LED es el más efectivo, sin duda, además de resultar indoloro y seguro para el paciente. Tan solo no está recomendado en pacientes con alergia o sensibilidad al peróxido, pero en cualquier caso, el dentista podrá recomendar un tratamiento alternativo.

Precios blanqueamiento dental sin láser y con láser

En los tratamiento sin láser, según los materiales químicos utilizados, así como la fabricación a medida de férulas para el paciente, incluyendo las diferencias de tarifas y honorarios de cada profesional, el tratamiento de blanqueamiento dental puede variar entre 100 y 400 euros.

Por otro lado, si se usa láser, en una sola sesión de no más de una hora es posible salir de la consulta del dentista con una nueva sonrisa. La aplicación del láser, al aumentar el efecto fotoactivo del perióxido de hidrógeno, hace que los efectos sean prácticamente inmediatos. Se trata de una técnica sencilla, indolora y rápida cuyo coste no supera los 300 euros.

Otros tratamientos

Pide cita gratuita

o llamenos al +34 937 82 30 35