Qué es la odontología

Odontologia general

La odontología es una ciencia de la salud que se centra en el cuidado específico y global del aparato estomatognático. Por esta razón, también se la conoce como Estomatología. Sus áreas de trabajo son el estudio, la prevención, el diagnóstico y tratamiento de trastornos, alteraciones y enfermedades de dientes, encías, periodonto, maxilar superior, maxilar inferior (o mandíbula) y articulación temporo-mandibular tanto de carácter anatómico (estructural) como funcional y estético.

La odontología abarca cada vez más especialidades que se van haciendo necesarias por la evolución de las necesidades de los pacientes, además de una mayor esperanza y calidad de vida. Por esta razón, existen diferentes profesionales que trabajan de forma complementaria en clínicas dentales multidisciplinares que, con el objetivo de ofrecer la mejor atención y servicio a los pacientes, se especializa y moderniza innovando en formación de sus dentistas y en adquisición de la mejor aparatología. Algunas de las áreas de especialidad de tus odontólogos que puedes encontrar en la clínica dental son la implantología, la odontopediatría y odontogeriatría (específicas para los niños y para los ancianos), la ortodoncia, endodoncia y periodoncia, la cirugía maxilar y odontología estética.

La formación necesaria para dominar el campo de la odontología es intensa y extensa, pues la anatomía bucal es compleja, además de delicada por su proximidad a estructuras delicadas como ganglios linfáticos del cuello y nervios faciales (entre otros). La higiene y el buen estado del aparato estomatognático no solo garantizan la salud oral del paciente, sino que evitan septicemias generales y enfermedades más complejas, como la endocarditis.

Odontología general

La odontología general se encarga de solucionar los problemas de la boca con carácter primario. Es decir, al igual que el médico generalista se entrevista con el paciente para realizarle la anamnesis (historia clínica), valoración, pautar un tratamiento general y derivar a un médico especialista en la problemática que acusa, el odontólogo de atención primaria realiza una valoración del estado general de dientes, encías y hueso (para lo que precisa pruebas radiológicas) y pauta tratamiento si se trata de cuestiones no especializadas.

Hablamos, por ejemplo, de extracciones simples, realización de empastes y primeras valoraciones radiográficas de maloclusiones que pueden requerir ortodoncia e incluso correcciones quirúrgicas. Para casos más complejos, el correcto diagnóstico y la posterior derivación a otros profesionales odontólogos expertos en su problema es vital para garantizar, en la medida de lo posible, el éxito del futuro tratamiento.

Es muy importante el papel de la odontología general, dado que es, normalmente, la primera toma de contacto del paciente que acude a consulta con sintomatología o con necesidades estéticas para las que desconocen el tratamiento. Hablamos por ejemplo de fracturas dentarias o problemas de mordida sobre los que el paciente siente, a priori, una limitación estética con fuertes consecuencias a nivel funcional (infecciones, desalineación completa de la dentadura o desgaste de la articulación temporo-mandibular).

Tratamientos odontológicos

Los tratamientos odontológicos de carácter general en ocasiones son la solución 100% efectiva que el paciente requiere. En otros casos, se complementan con tratamientos más complejos (hablamos de una limpieza bucal previa a un blanqueamiento dental o de una extracción previa a una ortodoncia). Cada paciente es único, así como sus necesidades. Por ello, el odontólogo general debe trabajar en absoluta coordinación con el resto del equipo de odontólogos de la clínica. También es importante que conozca las innovaciones que, a nivel de otras especialidades estomatológicas, van surgiendo para poder ir prescribiendo de forma correcta los tratamientos que el paciente requerirá por parte de sus compañeros del equipo.

Previamente a cualquier tratamiento odontológico general es necesario un estudio conciso sobre la posible patología del paciente y una valoración minuciosa. En ocasiones, será el odontólogo general quien lleve a cabo el diagnóstico y otras veces no podrá realizarlo, pero habrá descartado previamente patologías de su campo y sugerirá a sus compañeros de equipo posibles patologías mediante diagnóstico diferencial.

Algunos ejemplos de tratamientos odontológicos de primer nivel son los empastes, que tras la reparación del agujero ocasionado por la caries, se rellena con composite para devolver al diente su aspecto y funcionalidad. Las extracciones de muelas del juicio son muy habituales porque su aparición es tardía en el adolescente, por lo que erupcionan en la encía abriéndose sitio cuando normalmente no lo hay. Por ello, suelen salir diagonalmente o incluso quedando parcial o totalmente cubiertas por la encía. Los dientes rotos o caídos por traumatismo directo también son habituales como motivo de consulta. Otro tratamiento muy solicitado en odontología general es el blanqueamiento dental, un método muy eficaz tanto para eliminar las manchas de la dentadura como para restablecer su color original.

Odontología pediátrica

La odontología pediátrica se ocupa de la vigilancia del nacimiento y desarrollo de la dentición en los niños, así como de su evolución hasta la adolescencia. Son los padres los principales responsables de la salud bucal de sus hijos, enseñándoles una correcta higiene diaria, además de acudir con ellos a visitas periódicas de revisión con el odontopediatra. Los tratamientos aplicados a niños son muy diferentes, porque los dientes de leche son más pequeños y sensibles y es cuando los maxilares se consolidan en su oclusión, momento importantísimo para prevenir futuras anomalías de adulto.

La primera visita con nuestros hijos al odontopediatra debe realizarse desde que erupcionan los dientes. Nosotros recomendamos  revisiones anuales desde bien pequeños para descartar que haya ninguna patología.  Normalmente en estas revisiones sólo realizamos control y nos aseguramos de que la boca de nuestros pequeños esté sana. Aunque normalmente a edades tempranas no es habitual tener que realizar tratamiento debido a caries o a maloclusiones, existen casos más graves en que es necesario realizar estos tratamientos precoces, sobre todo para prevenir posibles complicaciones cuando el niño sea más mayor.

Lo habitual es que a partir de los 6 años el generalista derive a nuestro hijo al odontopediatra si se sospecha que el crecimiento facial del niño y el engranaje mandibular no son del todo correctos. Es probable que ya con esta edad el odontopediatra diagnostique alguna caries de diente de leche o muelas definitivas que deben tratarse como la de un diente adulto, ya que aunque el diente se caerá, hasta entonces pueden producirse infecciones que habrá que evitar.

Odontología estética

La odontología estética (también conocida como cosmética) da solución a problemas bucodentales vinculados con la armonía de la boca en su conjunto. La palabra estética proviene del griego y significa perfección, por lo que la estética bucal tiende a buscar la simetría y correcta alineación de los dientes para lograr una sonrisa bonita según los patrones culturales y sociales establecidos.

Hace años la odontología estética estaba considerada como un tratamiento casi de lujo, pero a medida que la psicología ha ido evidenciando una alta prevalencia de problemas de autoestimas vinculados con problemas estéticos dentales, se ha convertido en un tratamiento mucho más habitual.

Las técnicas  y tratamientos más habituales que lleva a cabo la odontología estética son el blanqueamiento dental o la remodelación gingival, así como la colocación de carillas dentales y ortodoncia. Todo ello con el objetivo de restablecer patrones estándar reconocidos como tales, además de tener en cuenta siempre el punto de vista subjetivo del paciente sobre su boca.

Odontología preventiva

Dada la alta prevalencia de patologías bucodentales, la odontología preventiva se ha convertido en una herramienta sanitaria importantísima. Si el paciente acude a revisión periódica y su boca está sana, el objetivo se centra en mantener el buen estado de salud bucodental, fomentando que acuda a las limpiezas de boca anuales, revisando posibles apariciones de caries o de bolsas de sarro en las encías y recomendando productos nuevos del mercado que mejoran la higiene diaria (como colutorios, cepillos eléctricos o raspadores linguales).

El estudio del estado de salud bucal se lleva a cabo en las revisiones periódicas semestrales del paciente, donde además de apreciar el color de las encías y el estado general de la dentadura, se pueden realizar pruebas diagnósticas si hay duda de la posible existencia de caries en alguna zona de difícil visibilidad o tomar una muestra de la saliva para comprobar si existen bacterias que puedan estar fomentando infecciones tanto bucales como de las anginas o de otras zonas anexas.

La odontología preventiva comienza a los cero años y termina cuando el paciente envejece. Nunca hay tiempo de pausa para la prevención de la salud, ya que cuando se aplica un tratamiento se requieren medidas preventivas para que sea efectivo y, en caso de que no sea necesario realizar ningún tratamiento, las pautas recomendadas deberán tomarse en cuenta de forma exhaustiva para evitar la aparición de enfermedades.

Otros tratamientos

Pide cita gratuita

o llamenos al +34 937 82 30 35