Qué es la ortodoncia

Ortodoncia Clínica BCNLa ortodoncia es una rama de la odontología que estudia y trata la posición de los dientes sobre los diferentes ejes de la boca (contemplando tanto giros de piezas dentales como la mala alineación entre los mismos) así como la de los maxilares que sustentan a éstos, produciendo mala oclusión o alteraciones de la mordida cuando su posición no es la correcta.

Su fin es funcional, pues la posición anatómica de las piezas dentarias como de los maxilares determina la mordida y la masticación, pero también estético. La ortodoncia se convierte así en un potente recurso para el bienestar del paciente, tanto de niños como de adultos.

No hay una edad límite para aplicar este tipo de tratamiento. Si bien, a partir de los seis años se puede realizar un pronóstico sobre la posición dental de la nueva dentición del niño, los adultos pueden someterse sin contraindicación alguna. También es cierto que cuando más tiempo se encuentren las piezas dentales en la misma posición, más fuerza hay que aplicar para forzar su correcta colocación. Además, sobre todo en los adultos, antes de realizarse el tratamiento de ortodoncia, es necesario llevar a cabo otros tratamientos como endodoncias, empastes, higienes o raspados, en caso de existencia de caries, gingivitis o problemas periodontales más graves.

Ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible supone una innovación en este campo especialmente interesante para adultos, ya que no se usan los brackets de la ortodoncia tradicional. La técnica invisible es la técnica más moderna que a día de hoy está en el mercado.  Se denomina invisible porque aunque es transparente y puede apreciarse mínimamente su presencia en la dentadura al hablar o sonreír, las diferencias estéticas son más que positivas. Además, se evitan las posibles ulceraciones y molestias causadas por los brackets de la ortodoncia convencional.

El método invisible consiste en unas férulas transparentes hechas a medida del paciente que se acoplan perfectamente a la arcada dental y se cambian cada 10-15 días.  Además, cuenta con una ventaja, además de la invisibilidad, muy notable: es removible. Para los pacientes adultos esto es especialmente útil para reuniones de trabajo, eventos sociales, durante las comidas o para el cepillado dental.

Ortodoncia estética

La ortodoncia estética es muy parecida a la convencional en cuanto a la técnica. El uso de aros, alineadores y brackets se realiza en la parte más visible de los dientes, pero los materiales con los que cuenta son poco visibles y se caracterizan por su alta discreción en el habla o la sonrisa del paciente.

Normalmente se aplica en pacientes focalizados en disimular las consecuencias estéticas de la ortodoncia y que no quieren o no pueden gastarse tanto dinero como en los casos de la ortodoncia lingual o de la invisible. Además, es especialmente interesante en los casos de pacientes con alergias a metales, ya que los arcos y brackets se encuentran recubiertos de un material blanco. Esto, además de propiciar una barrera física a las aleaciones de metales que se usan para su colocación, es un importante recurso estético, dejando atrás el color metálico de la ortodoncia convencional. Además, favorece el bienestar del paciente, gracias a su presencia casi imperceptible.

Gomas para la ortodoncia

Existen dos tipos de gomas que usamos en este tratamiento. Unas son las que se aplican sobre los brackets (tanto estéticos como metálicos) y son las que cambiamos todos los meses en los casos de ortodoncia convencional. Están confeccionadas con materiales elásticos, látex o silicona y existen tanto transparentes, color metálico o de colores (que tienen su mejor público entre los niños).

Actualmente existen un tipo de brackets, denominados de autoligado, que en vez de utilizar gomas tienen una pequeña tapa en cada bracket. Con esta técnica obtenemos muy buenos resultados, sobre todo en los casos donde queremos ganar espacio o conseguir la ansiada sonrisa americana.

El otro tipo de gomas que utilizamos en ortodoncia se llaman elásticos intermaxilares y sirven para corregir los problemas de mordida, es decir, de la posición de la mandíbula respecto al maxilar. El objetivo de estos elásticos es forzar la correcta oclusión. Excepto en casos más complejos, este tipo de gomas no se utiliza durante todo el tratamiento de ortodoncia, si no que los pacientes deben usarlas durante unos determinados meses. Para que sean realmente efectivas, tienen que llevarse todo el día y retirarlas solamente para comer y realizar la higiene diaria.

Retenedores ortodoncia

Los retenedores de ortodoncia se aplican en el paciente una vez se han logrado los objetivos deseados y esta es retirada, con el fin de mantener las correcciones realizadas durante el tratamiento. El tiempo de uso de los mismos depende de cada caso, pero se recomienda usarlos, al menos, el doble del tiempo que duró nuestra ortodoncia. Para evitar que los dientes se muevan después de retirarla, los retenedores pueden ser fijos o móviles. Cada retenedor es personalizado para cada paciente, ha de ser cómodo durante su uso y es importante cuidarlo al cepillarlo, incluyéndolo en la rutina diaria de higiene bucal.

Los motivos de que los retenedores sean necesarios son múltiples. Por un lado, los tejidos periodontales de soporte del diente necesitan un tiempo para reorganizarse, puesto que sus cambios son siempre posteriores al movimiento del diente. Esto requiere de una contención añadida una vez cesan las fuerzas correctoras de los brackets. Por otro lado, los dientes no están estables del todo, por lo que una retención vendrá bien para que no se produzca una involución en el tratamiento ya hecho.

El tipo de retenedor a usar en cada caso lo decidirá el ortodoncista, dependiendo de las características propias del paciente, del tratamiento y del criterio del doctor en cada situación.

Ortodoncia antes y después

Debido a los largos tiempos del tratamiento de ortodoncia (de uno a tres años), hay pacientes que antes de someterse a ello se realizan fotografías para poder comparar con el resultado final. El ortodoncista, una vez concluye el tratamiento al paciente, suele mostrarle tanto comparativas gráficas como radiografías para contrastar la evolución de su mordida, así como de la alineación de sus dientes durante este periodo.

Una vez se retira la ortodoncia, y especialmente con brackets, es aconsejable realizarse una limpieza de boca para retirar los restos del tratamiento, así como residuos alimentarios que los propios brackets retienen cuando están presentes. También es recomendable una pasta dental con fluor para “nutrir” los dientes que ahora lucen de forma natural y necesitan estar fuertes.

Son muchos los pacientes que tras la retirada de los brackets deciden someterse a un tratamiento de blanqueamiento dental en la consulta del odontólogo para lucir aún mejor su nueva sonrisa. No hay duda de que el momento en que el tratamiento de ortodoncia concluye, es el más feliz para los pacientes.

Precios ortodoncia

Una vez el paciente tiene claro qué necesita y que puede permitirse realizar un tratamiento de ortodoncia, es necesario tener en cuenta varios factores. Por un lado, es determinante el criterio del ortodoncista que será quien, tras una valoración y estudio minucioso de la boca del paciente, paute el tipo de tratamiento que este necesita. Por otro lado, los factores económicos influyen, ya que la ortodoncia más económica es la convencional, seguida por la estética o de brackets transparentes, a la que le sigue la lingual y, después se encuentra la más cara, que es la invisible. Y, por último, pero no menos importantes, el paciente ha de valorar tanto la comodidad como la estética de cada tipo de ortodoncia que el ortodoncista le plantee como posibles opciones para su caso concreto.

Una ortodoncia convencional oscila entre 2.500 y 3.500€, dependiendo si trabajamos con brackets metálicos o estéticos. En el caso de los brackets de autoligado, el tratamiento se encarece un poco más (hasta 4.000€).

Precio ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible no sólo requiere de un estudio personalizado, sino que las férulas están hecha a medida, lo cual, encarece el tratamiento. Antes de empezar el tratamiento, se realiza un estudio especial por ordenador que nos permite ver cuál será la evolución del movimiento de los dientes y el ortodoncista, junto con el paciente, puede hacer modificaciones para conseguir unos movimientos dentales lo más efectivos posible. Además, en cada revisión que determine el ortodoncista, será necesario cambiar la férula a medida del paciente conforme los dientes se vayan corrigiendo. Así, el precio tratamiento de ortodoncia invisible depende de la dificultad del caso que estamos tratando y la técnica usada. A grandes rasgos, parte de 3.000€ (los casos sencillos) hasta 5.000€, pero sus ventajas son múltiples, ya que el paciente en ciertos momentos del día puede quitar la férula y sentirse más cómodo y confiado en ciertas situaciones de la vida cotidiana.

Otros tratamientos

Pide cita gratuita

o llamenos al +34 937 82 30 35