Qué es una prótesis dental

Prótesis Dental

Como cualquier prótesis anatómica, la función de una prótesis dental es la de sustituir una estructura corporal que se ha perdido por diversas causas posibles. En este caso, es la pieza dental (diente o molar) la sustituida por la prótesis dental. Los fines son funcionales y, a la vez estéticos, ya que la dentadura nos proporciona autoestima cuando está sana y completa y problemas de confianza cuando, por el contrario, se ve asimétrica, incompleta o está enferma.

Las causas por las que las piezas dentarias se pierden son el paso del tiempo (especialmente habituales en pacientes de avanzada edad), pero también puede deberse a extracciones por grandes caries o fracaso en tratamientos anteriores (endodoncia que no resuelve la lesión existente), enfermedades bucodentales propias (como la periodontitis), trastornos sistémicos (como patologías coronarias o presencia de diabetes mellitus), factores genéticos, malos hábitos higiénico-sanitarios y traumatismos o accidentes.

Las prótesis dentales son piezas dentarias artificiales que simulan los dientes naturales tanto en forma como en color. Se fabrican con materiales especiales biocompatibles, como resinas y metales ligeros, cerámica o porcelana (según su tipología).

Tipos de prótesis dentales

Fundamentalmente, existen cuatro tipos de prótesis dentales: removibles y fijas (si se aplica el carácter de temporalidad y agarre de las mismas) o completas y parciales (si atendemos al criterio del número de piezas dentales que se sustituyen).

Las prótesis dentales removibles requieren más cuidados e higiene diarios. Por el contrario, son más rápidas a la hora de implantarse en el paciente y mucho más económicas. Las prótesis dentales fijas pueden ser de dos tipos: las que requieren de una implantación más cautelosa y progresiva debido a la colocación previa de tornillos que servirán de sujeción para las mismas y las que se soportan sobre los propios dientes.

Prótesis dental fija

Si bien las prótesis dentales fijas son la opción que aporta una mejor adaptabilidad a la vida cotidiana del paciente frente a las removibles, también son las más caras. Hace años, los implantes que se colocaban para sustituir varias piezas dentales eran unitarios. Ahora, es posible colocar tan solo unos mínimos implantes de titanio en la encía para que toda la estructura protésica fija quede bien sujeta.

Este tipo de prótesis cuenta con la ventaja de ofrecer al paciente mucha comodidad a la hora de restablecer sus actividades de mordida, masticación y habla, además de la función estética. No siente desconfianza por si la prótesis se soltará mientras conversa o come, ni debe prestar especial cuidado para su conservación más allá de la higiene bucodental diaria. Están únicamente indicadas en pacientes adultos (no jóvenes) y se recomiendan para reconstrucciones dentarias (principalmente con fin estético), ausencia parcial de la pieza (por limado tras una endodoncia o por un traumatismo) y, obviamente, para ausencia total.

Las prótesis dentales fijas pueden ser completas (cuando sustituimos todos los dientes del maxilar del paciente) o parciales (cuando solo sustituimos uno o varios dientes puntuales que ha perdido el paciente). Estas últimas se denominan coronas, que pueden ir cementadas o atornilladas, según se conserve o no parte del diente cuya función se debe sustituir. En los casos de un molar o diente endodonciado, la estructura mínima se mantiene para que ejerza de pilar para la corona. En este caso, se usan técnicas de cimentación. En los casos de extracción de la pieza, la corona va atornillada al implante.

Prótesis dental removible

Conocida antiguamente como dentadura postiza, la prótesis dental removible ayuda a sustituir estructuras dentarias, sobre todo, en ancianos. Las más frecuentes se usan para el maxilar superior, por eso, es más habitual verlas con una encía artificial de color rosáceo, capaz de amoldarse al paladar superior y evitar así roces u otras molestias.

La prótesis dental removible está fabricada con resinas y metales ligeros para favorecer la masticación y el habla del paciente. Normalmente, la prótesis removible cuenta con unos ganchos o estructuras de metal en ambos extremos y además, se fija a los dientes que aún se conservan para dar mayor estabilidad a la misma.

Su implantación (en casos de tipología removible) es sencilla: tras tomar un molde de la mandíbula del paciente, se fabrica dicha prótesis y el paciente vuelve a consulta para la primera prueba de la misma, donde se realizan los ajustes necesarios ya que, dentro de los distintos tipos de prótesis dentales existentes, el periodo de adaptación, mayor o menor, siempre es necesario.

Es necesario limpiarla al menos una vez al día, con el correspondiente cepillado, además de sumergirla en un líquido especial. Además, el paciente tiene que limpiar con especial atención las piezas dentales que conserva, pero también los huecos de las que faltan para que no se genere placa bacteriana en las encías y genere otros problemas derivados. Este tipo de prótesis debe adaptarse perfectamente a la anatomía bucal del paciente, ya que no puede moverse ni ejercer demasiada presión en ningún punto.

Prótesis dentales removibles sin ganchos

Gracias a las técnicas más novedosas, desde hace poco ya se usan las prótesis removibles sin ganchos. Esto es posible gracias a cambios tanto estructurales como químicos. Se trata de unas prótesis removibles que son flexibles y que, hoy por hoy, son una excelente alternativa para los pacientes alérgicos a ciertos metales, así como para los más exigentes en cuanto al aspecto estético se refiere, ya que su aspecto es mucho más natural que el de las prótesis dentales removibles con ganchos.

Entre sus múltiples ventajas, destacan el magnífico resultado estético conseguido, ya que la prótesis es traslúcida, lo cual hace que prácticamente se fusione con las encías y apenas se note la discontinuidad entre ambas estructuras. Por otro lado, que sea flexible no significa que sea menos estable, al contrario. Se trata de prótesis removibles altamente funcionales con garantía de plena sujeción y adaptabilidad, además de resistencia. También aportan confort al paciente en su día a día, favoreciendo una adaptación más rápida.

Grado superior prótesis dentales

Si bien el dentista sí que toma las medidas de la moldura del maxilar que requiere una prótesis, es el protésico dental quien las fabrica, siguiendo las indicaciones que el odontólogo ha pautado. Él es quien marca si la prótesis ha de ser unitaria o  completa, si ha de ser fija o móvil, y si ha de llevar ganchos de metal o no, adaptándola a las medidas reales del paciente y a sus necesidades. La construcción de una dentadura total o parcial requiere de un trabajo minucioso por parte del técnico en prótesis dental.

Después de la prueba de la prótesis en la boca del paciente en la consulta de revisión, el dentista es quien se ocupa de su adaptación, así como de pautar los ajustes que sean necesarios por parte del protésico dental, hasta que la prótesis le quede al paciente 100% ajustada a su anatomía.

Cómo limpiar las prótesis dentales

Para que una prótesis dental removible dure muchos años tanto a nivel estético como funcional, es importante que el paciente tome conciencia de los cuidados diarios que debe suministrarle. Al igual que ocurre en los dientes naturales, las bacterias y los restos de alimentos se depositan en las prótesis dentales. Los efectos revierten en la durabilidad de su propio material, pero también en el estado de las encías y de los dientes naturales del paciente. Los restos de comida, tabaco o café son altamente perjudiciales y recomendablemente evitables. Por otro lado, el correcto cepillado y uso de colutorio de forma habitual es necesario para mantener un buen estado bucal.

¿Cómo se limpian las prótesis dentales? Primero, el paciente tiene que extraerla. Después, puede cepillarse con un cepillo especial y simplemente con agua y dentífrico. Para las limpiezas frecuentes no se recomienda nada más, además de estas pautas, salvo el cepillado de las propias encías y dentición. No hay que olvidar que siempre hay que prevenir futuros problemas de salud bucodental con la correspondiente higiene diaria. Para limpiezas de las prótesis más profundas, el momento de antes de acostarse es ideal. Existen soluciones específicas para conservarlas durante la noche, que es el momento en el que el paciente suele descansar de su uso.

Precios de prótesis dentales removibles, fijas sobre dientes y fijas con implantes

Las prótesis dentales removibles son las más económicas que a día de hoy existen. Aun así, el precio varía mucho no solo en función de los materiales usados (si además de resinas, se utilizan ganchos metálicos u otros sistemas de agarre).

En cuanto a las fijas sobre dientes, según si es unitaria (una funda o corona para cubrir una endodoncia o sustituir una pieza dental completa), si sustituye varias piezas (puente) o si ocupa toda la dentición del maxilar superior o inferior el precio oscilará entre cifras con un cero de más o de menos, pudiendo llegar a los 6.000 euros.

En el caso de las prótesis dentales fijas, con más o menos implantes atornillados en las encías, son mucho más caras, no solo por los materiales usados, sino también por las horas de trabajo del odontólogo en las diversas sesiones de consulta para ir colocando uno a uno, además de las consecuentes revisiones para ir ajustando las prótesis, pudiendo alcanzar incluso los 30.000 euros si se rehabilita toda la boca. El factor económico es muy importante para el paciente a la hora de elegir uno u otro tratamiento, dentro de que el odontólogo le plantee una o varias opciones según el estado de salud de su boca.

Otros tratamientos

Pide cita gratuita

o llamenos al +34 937 82 30 35